jueves, 13 de agosto de 2009

Cafelitos, cifras redondas y chiquillos masoquistas

Pues sí, a pesar de que es rizar el rizo, este es el blog de las cuatros "C", donde el CABRÓN de Vilaseca consigue CIFRAS redondas de visitas, se paga CAFELITOS con tiempo y paciencia, y consigue que un grupo de CHIQUILLOS masoquistas y con la hostia de tiempo libre se realicen como personas. Y, si alguien se sorprende del proceso, no tiene más que acompañarnos un rato para descubrir cómo se mezclan factores tan diversos en un mismo espacio.

Aunque la maldad intrínseca del abajo firmante está más que demostrada (aunque, curiosamente, el tiempo muchas veces me da la razón...), el elemento cafetero tiene apenas dos o tres semanas de vida, mientras que el redondeo de cifras nació hace siquiera cuatro días.

El café, que podré degustar de aquí a nada, gracias a la generosidad de vuestras visitas, viene dado por la herramienta Ad-Sense que, o al menos eso dice, va contando "clicks" aquí y allá, en la publicidad, en los banners, etc... hasta que, al superar cierta cantidad de pulsaciones, activa la máquina virtual de hacer dinero y, céntimo a céntimo, va añadiendo en mi cuenta el "mardito parné"; la verdad es que, ahora mismo, apenas da para un "aguachirri" de máquina automática pero, oye, ya es algo; con suerte, de aquí a un lustro, podré invitar a los amiguetes que me han aguantado tanto tiempo o, por otro lado, endulzará la siempre agria visita de los exaltados de turno. Que aproveche.

Las cifras redondas tienen su reflejo en ese diminuto contador que, apenas cuatro días atrás, me decidí a colocar bajo el listado de temas; la verdad es que nunca he tenido demasiada suerte con los contadores de visitas (recuerdo aquella semana de estulticia popular, donde un grupo de perros de presa del "Torrao" de Paterna se dedicaron a entrar miles de veces en la vieja web del Glorioso Reino de Bretonia para demostrar que el contador de esta funcionaba como el culo... aunque lo único que demostró es que hay gente a la que le sobra tiempo libre y estupidez a partes iguales); sin embargo, pues uno tiene su corazoncito orgulloso y, aunque esto no es una carrera de obstáculos, sí que apetece de vez en cuando ver cuántos amigos y cuántos perros del desierto se acuerdan de uno (o de la madre de uno, que para el caso...). Supongo que, al editar esto, la cuenta se acercará a 200 visitas (cifra redonda, y más contando que solo lleva media semana activo), y espero que, poco a poco, crezca con el tiempo.

Pero, vamos, estas tres primeras "C" (cabrón, café y cifras), son algo meramente informativo; lo que hace auténticamente gracioso (o eso espero), el articulillo es la parte masoquista del cuento.

Y es que, una vez superada la primera encuesta del blog, me decidí a poner otra, similar a aquella, pero más concreta: siendo que por aquí pasan conocidos, desconocidos y tontos del haba, es bueno preguntar a la audiencia qué les apetece leer, que tampoco es plan de pasarse toda la vida navegando contra corriente. Y los resultados...

Abriré un paréntesis, que espero luego entendáis. Aunque hay quien se empeña, sueña y se toquetea con la idea de que estoy solo, solísimo, aullándole a la luna, que no tengo amigos, ni familia, ni padre ni madre ni perrito que me ladre, lo cierto es que "shurmanos" de corazón aún tengo unos cuantos. Más cercanos o más lejanos, de los de almuerzo con tortilla de patatas y ajoaceite, excursión al Carrefour, sillitas y mesa plegable al ladito de la playa o, volviendo al café, cortadito en el Naval entre risas y coñas varias. Seleccionar quienes de ellos eran amigos y quienes tuvieron que quedarse en el camino, generalmente por interés, avaricia o envidia, me ha costado muchos disgustos, no voy a negarlo... pero un gran alivio al mirar atrás, como, y perdonadme la comparación, aquel que sufre sentado en el trono los efectos del estreñimiento y se libera del veneno de su recto con gran dolor. Te quiero más que un buen cagar, que reza el dicho...

Y, volviendo al tema, entre cafés, bocatas, coñas, paseos en coche, etc... este blog es protagonista de bromas y veras. La chanza de "tengo un blog y sé cómo usarlo" ya tiene solera, por no hablar de "Jose, espera que te pague mi parte de la merienda... que no quiero que me hagas un blog". Me parto, me mondo, me troncho y me río. Juas, juas. Pero, más allá de esto, a alguno de los amiguetes les entra curiosidad al pensar que todavía hay gente que, sabiendo que los van a poner a caer de un burro, siguen fieles a la cita regular con los artículos malvados del vil Vilaseca, en una suerte de masoquismo de difícil tratamiento, como si tratar de psicoanalizarme a través de mis textos, o como polillas atraídas por una luz que les quema, pero que, después de todo, les resulta fascinante...

¿Y cómo sé esto, me preguntarán?, ¿instinto?, ¿chivatazos?, ¿filtraciones temerarias, de esas que hacen que la mayor parte de los Foros a este lado del Turia tengan más seguridad anti-intrusos que la reserva federal de Estados Unidos, y que ponen de los nervios a más de uno, un sábado a la hora de la merienda?. Pues no hace falta: Basta poner una encuesta aparentemente inocente, para comprobar que todavía hay gente tan sumamente boba que es capaz de votar que "acude a este blog a hacer mala sangre y a saber si hablan de él/ella". Como lo oyen; ahora recójanse los ojos y los cataplines, que yo también me quedé así la primera vez que lo pensé...

Es de suponer que ese prácticamente 50% de masoquistas visitantes del blog son producto del último artículo, con la Pérphida y el Cimarrón pagafantas (lo que debe incluir a ambos y a un par de amiguetes que no saben de la misa la mitad... como es costumbre en la zona), pero no me extrañaría que otros, que sí visitan este lugar de perversión, se hayan cortado un pelo al darle el "click" al ratón, por miedo a que rastree su I.P (como si quisiera / me interesara hacerlo...), por miedo a aumentar los votos de la encuesta y, por ende, el peso específico de este blog para el aficionado, o por simple vergüenza torera.

Sea como fuere, y parafraseando a Julio Iglesias, la vida sigue igual: Yo dudo que cambie mis principios y mi mala baba, el café me lo voy a tomar igual, me lo pague mi sueldo o las visitas al blog, las cifras de accesos aumentarán mucho o poco, pero aquí estaremos para verlo... y la cadena de chiquillos masoquistas, capaces de visitar de noche y a traición mi territorio, murmurar a mis espaldas y convencerse de su propia realidad virtual, seguirá al pie del cañón porque, si el elemento más común del universo dicen que es el nitrógeno, seguramente el segundo debe ser la estupidez.

JOSÉ VILASECA HARO

3 comentarios:

Rigg Veda dijo...

Ja,ja, ja!!! XD Yo soy uno de los que ha votado por la última opción!!! XD Y además en varias ocasiones!!! XD Tú ya sabes que yo sólo paso por aquí para ver si me pones a caer de un burro y sobre todo por hacer mala sangre... XD

José Vilaseca Haro dijo...

No lo pongo en duda, mi buen amigo. No lo pongo en duda...

juanma dijo...

Esto me recuerda a 1984 :O muy bueno felicidades