lunes, 10 de noviembre de 2008

Cuando los enemigos aún eran enemigos...

Si alguien le echa un vistazo a la enciclopedia (o la wikipedia), comprobará que némesis, término que suele reservarse para el adversario más enconado, correspondía a la denominación de la diosa griega de la justicia retributiba y la venganza, siendo Envidia su equivalente en la cultura romana . En términos más terrenos, y a pesar de que no aparece en el diccionario de la Real Academia, némesis representa la fuerza contraria y compensadora a otra, o el enemigo feroz y de posición diametralmente opuesta a la propia.

En la Antigüedad, los héroes tenían némesis a su altura, que probaban su condición heróica siempre que tenían oportunidad: Belerofonte y Quimera, Perseo y Medusa, Teseo y el Minotauro. Incluso héroes enfrentados, como Aquiles y Héctor, se convertían en némesis uno del otro, mostrándonos que no siempre ser némesis significaba ser un villano clásico.

Más adelante, en la Literatura, en el teatro y en el cine, los tour de force entre dos protagonistas antagónicos han llenado estanterías y plateas, mientras que los duelos míticos entre rivales políticos, sobre todo en democracias bipolares como la nuestra, han perpetuado la idea del cara a cara entre opuestos irreconciliables.

Y, después de siglos de enfrentamientos, lo que caracteriza de manera prácticamente uniforme en todos estos duelos, es que acababan resolviéndose con la espada, la pluma o la palabra. Batiéndose en duelo singular o enzarzándose en una batalla de ingenio, de viva voz o negro sobre blanco; incluso enemistades tan encarnecidas como la de Góngora y Quevedo, que llegaron al insulto personal, se cubrieron de verso trabajado y culto, un auténtico pulso de cultura.

Ahora, cuando los escudos que reflejaban la mirada de la Gorgona se han transformado en pantallas de ordenador tras la cual el cobarde se parapeta; cuando la palabra culta se ha convertido en berrido, en ladrillo y en mugido torpe, y cuando la fina poesía y la trabajada prosa se han pervertido en un me la pela, kapullo o en hazme una tríada, man, nos ponemos a pensar si no tendrán razón quienes afirma que cualquier tiempo pasado fue mejor...

Porque, a pesar de que la universalización de la cultura y el conocimiento es una de las maravillas del mundo moderno, bien es cierto que no está hecha la miel para el hocico del cerdo, y poco necesita el inepto, el palurdo y el tonto del haba en pervertir a su antojo las nuevas tecnologías, convirtiendo el teléfono, la televisión e internet en una jungla, en la que contar con una o varias némesis no significa enfrentarse a un duelo honorable ni a un intercambio dialéctico cabal, sino enfangarse en el lodo de la más infame condición humana.

Podría poner muchos ejemplos de toscos debates televisivos, incluso entre respetables miembros de partidos políticos de arrastran millones de votantes, por no hablar de los duelos a bramidos entre hip-hoperos de poca monta (pues incluso ese tipo de música tiene su código, y sus seguidores saben lo que es permisible y lo que no...), pero como este es un blog bastante íntimo y personal, hablaremos de la propia experiencia, que es la que de verdad escuece, para demostrar hasta qué punto hemos involucionado, en lugar de evolucionar, desde que los enemigos aún eran enemigos...

Para los que todavía creemos en los Foros y los blogs como vía de comunicación en internet, como gran tablón de anuncios los primeros y como diario de vivencias y opinión los segundos, las irrupciones violentas de gentuza poco leída y peor educada, pretendiendo destrozar tus más o menos sesudos argumentos con un eres un puto facha pepero, o un eres un gordo de mierda, don Pimpón o, aún mejor, nadie te defiende, está más solo que la una, nos ayudan a entender los difíciles tiempos que corremos; así, cuando antaños las némesis tenían suficiente con su fortaleza, su ingenio y su destreza para enfrentarse a uno, pasan a armarse de intransigencia, de desprecio irracional o de falso populismo para el mismo fin.

En primer lugar, no hay peor demostración de sinrazón que el integrismo. Las persecuciones políticas y religiosas han diezmado el mundo basándose en que aquel que no piensa como uno está equivocado, y el que está equivocado debe abandonar sus razonamiento o ser destruido, sin medias tintas. Lo que antes era herejía, ahora se resume con eres un facha, generalmente en boca de quien confunde la velocidad con el tocino, el progresismo con el fundamentalismo y la verdad con su propio ombligo. Supongo que esos críos educados con el temible ¡Que viene Franco! consideran que el fascismo es la panacea universal en lo que a maldad se refiere, incapaces de admitir las realidades del nacional-socialismo, del stalinismo, del integrismo islámico o del simple despotismo bananero. Así, cualquier libre expresión que no abogue por el aborto libre e incondicional, por la despenalización de la marihuana, por el feminismo más castrante, por la alianza de civilizaciones y por el comunismo guay... pero-el-chalet-de-la-Yesa-es-mío-y-no-me-lo-toques, entonces debe ser un facha pepero porque lo digo yo, y punto... Porque por que lo digo yo, y punto es el paradigma del progre más liberal del condado, vamos...

En segundo lugar, el insulto. Del pueril sandía, que me dedicaban Mascerdo, Latorre y sus mariachis hace ya eones (basándose en un apodo de patio de guardería), llegamos al modernísimo Don Pimpón que ciertos abortos con patas tienen siempre en la boca para referirse a mí. Guau, debe ser tremendamente feliz la persona que piensa que la gordura es comparable a la enajenación mental y te limita a la hora de razonar, así que evitaré recordarle a nadie que siempre es preferible tener grasa en la barriga que mierda en el cerebro, y que puedo hacer una vida perfectamente normal (salvo correr una Volta a Peu, supongo).

Lo peor de esta categoría de argumentos, es que en este punto la némesis se convierte para uno en simplemente un hijoputa con capacidad de respirar, que no tiene nada nuevo que aportar al mundo (ni aportarte a ti), y cuya presencia preferirías evitar. Sobre todo porque, generalmente, pasan del insulto personal y bajuno, al insulto a tu familia (a tu mujer, a tu madre o a tu padre fallecido...), o a la amenaza física o de tus bienes (que si te voy a partir la cara cuando te vea, que si te voy a quemar la tienda, etc...). Estos odios tan encendidos son fuegos difíciles de sofocar porque, cuando se alcanzan estos extremos, la psicología más pedestre nos enseña que las personas así solo desean la destrucción completa del enemigo, y lo cierto es que morirme es lo último que pienso hacer en esta vida...

Por último, el recurso de la demagogia y el populismo también demuestra su inutilidad, teniendo en cuenta que debe haber unos 6.500 millones de personas sobre la faz de la Tierra y más de 10.000 millones de insectos POR KILÓMETRO CUADRADO... y que a nadie le importa una puñeta la opinión de los insectos, ¿verdad?. En otras palabras, que si el gran simio vocea desde su púlpito y decenas de chimpancés aplauden, solo significa que el simio puede hablar y los otros micos aplaudir, no que tengan razón.

A tal respecto, en mi caso particular, la gente cercana y amigos han sabido ser lo suficientemente discretos como para no entrar a saco en defensas a ultranza de mis argumentos (porque, como los culos, cada uno tenemos el nuestro, y tampoco necesito que nadie alabe o defienda mi culo en público frente al culo ajeno...), o contar con espíritu crítico y discutir conmigo de cualquier tema, sin necesidad de gritos, insultos, simios que vocean ni micos palmeros. A tal respecto, es un auténtico placer reunirse después de las asambleas de la Asociación afín a la tienda, y dialogar de forma distendida con rojillos y peperos, cara a cara, cada uno con sus virtudes y sus valores... y da cierta lástima atender Foros y blog comprobando que esa frescura se pierde desde el cobarde parapeto virtual.

A lo largo de toda una vida, y de muchos años en primera línea de fuego en el hobby, más que némesis he acumulado rémoras, y es un poco triste. Si mi valor como persona tiene que medirse por el valor de mis detractores, la verdad es que es para deprimirse: Los que te llaman sandía o Don Pimpón, los que sienten obsesión enfermiza por saber si te alimentas de mazapanes o de carne cruda, los que se burlan de tu mujer, llaman pobre mujer a tu madre y se descojonan por que dediques unas palabras de recuerdo a tu padre (quizá empujados por que ellos todavía no saben cual es el suyo), pasando por quienes, directamente, te desean la muerte más horrible, te amenazan con patearte las costillas o viven en una ensoñación perpetua en la que, al más puro estilo emperador Nerón, incendian tu tienda.

Si todo esto ya es, de partida, risible, alcanza cotas de carcajada histérica cuando compruebas que todos ellos hacen piña convenciéndose de tu maldad y su bondad compartida, en foros clandestinos donde tienes prohibido el acceso, borrando regularmente los mensajes más exaltados para que no quede huella de su felonía salvo en su memoria (siempre selectiva), y reclutando nuevos acólitos como si de la secta maradoniana se tratara.

Supongo que el último de estos neófitos, de nombre Aitor Rico, debe sentirse especialmente satisfecho de unir su nombre al de gente que considera un vertedero su reino y un cubo de basura su trono, y que pronto me dedicará otro ladrillo en forma de comentario impublicable, lanzando bravatas de niño consentido y malcriado defendiendo a otros tantos niños aún más consentidos y peor criados que él. Enfrentado a mí, tratando de representar valores contrarios a los míos (y según él, mejores), ha intentado recoger el testigo de némesis de otros que no supieron, o pudieron, estar a la altura.

Pero... ¿a la altura de qué?, me pregunto. No represento a nadie, salvo a mí, ¿por qué tanto odio?. Si mi condena es la soledad, y la turba numerosa está en posesión de la verdad y la razón, ¿qué les obliga a seguir visitando este blog, a rastrar mis mensajes en los Foros?.

Da que pensar, eso es evidente. Si realmente nadie me quiere y soy un paria, habría que ver este blog como el diario de un náufrago loco. Si por aquí pasan, de vez en cuando, amigos compartiendo opiniones, o desintiendo de ellas, quizá es que no estoy tan solo como algunos quisieran. Si, no haciendo publicidad alguna de este punto de encuentro virtual, los que son llamados aquí idiotas hacen correr el boca-oreja acerca de su existencia, lo leen con avidez y se atreven a contestar, ofendidísimos... quizá es que, quién sabe, el loco no soy yo...

JOSÉ VILASECA

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Soy Pau (si ya sé que tengo cuenta de blogg y tal, pero no sé entrar y me da igual quien piense que soy un lerdo XD).

Bueno ya sé que en este bernjenal no pinto nada, pero como tengo voz hablo, y si el administrador de este Blogg me pública mis opiniones, entiendo que no le debe molestar que abiertamente comparta lo que pienso.
Sabido es por todos que me considero amiguete de Marcelo (que siempre ha estado dispuesto a echarme un capote en mis torneos) y que Jose y yo tuvimos nuestros pollos tamaño XXL por los Rogue Trade Tournaments, algo que visto con el paso del tiempo a mi personalmente me pareció una chiquillada, y me lanzé a retomar con Vilaseca una al menos cordial conversación a través de su Blog.

Lo que quiero decir es que si la falta de perspectiva os impide a ambos alejaros del problema lo suficiente, como para daros cuenta que la gran mayoría de desavenencias són o han sido producidas por rencillas ancestrales que perfectamente podrían ser superadas, al menos podriais ignoraros, que haría un bien a la comunidad de jugadores de Valencia.
Desde Alcoy siempre hemos visto con un poco de incomprensión todos estos rifirafes que os llevais. Pero vuestra es la batalla y aqui nadie ha pedido mediadores, que si quereis me enviais al carajo y punto. Yo por mi parte leeré con más entusiasmo los artículos que no refieren a peleas y en los que no se ataque a nadie.

Weno mi petición, Jose podrías escribir algo acerca de la nueva elección de emperador mundial (Persidente EEUU), que tengo curiosidad de saber cual es tu postura y darte la mia.

José Vilaseca dijo...

Hola de nuevo, Pau (si no te importa, en tus -espero- próximos comentarios indica que eres PAU ROMERO, que tenemos otro Pau, Rustarazo, y os apreciamos a ambos... pero no queremos confundiros).

Voy a tratar de explicarte muy brevemente el tema de Marcelo, que este es lugar de comentario (vuestro) y no de réplica (mía): A pesar de las desaveniencias, coincidiendo con la apertura de "El Corazón..." se produjo un acercamiento, un "enfriamiento" de la tensión entre ambos, que agradecí sinceramente, e incluso Marcelo (y otros próximos a él), acudieron en su día a algún Torneo de Magic auspiciado por mi tienda, por lo que creo que aunque memoria tenemos todos, siempre hay una opción de aparcar "rollos" por el bien común, sin vencedores, sin vencidos y sin pulsos de "yo tengo más razón que tú"...

Por eso, cuando en Marzo de este año, después de muchísimo tiempo sin participar en Torneos, después de muchísimo tiempo sin organizar grandes eventos, habiendo abandonado Burjassot (dejando atrás amigos... pero también polémicas y rencillas, o eso esperaba..), lo último que me imaginaba es que "alguien" montara un pollo de cojones haciéndose llamar "Tony Champion", insultando a todo el mundo y dando motivos a Toni Latorre, Raúl Pucheta y otros más para que orquestaran una campaña en mi contra (otra más), con sandeces informáticas que no se creen ni ellos mismos...

Y en ese océano de mierda, lo que menos me esperaba es que Marcelo, el mismo Marcelo con el que ya no me quedaba nada de lo que discutir, el mismo Marcelo que había venido a mi tienda, bebido la Coca-cola light que le vendí y ganado un premio en un Torneo de Magic que yo organizaba, me dedicara una sentencia como la que tuve la desgracia de leer en el Foro del Valle de los Reyes, donde se pasaba por el forro el "buen rollito" anterior y se apuntaba al carro del despelleje (eso sí, desde su rincón cobarde).

Ante esta perspectiva, mi reacción ante su imagen y recuerdo no puede ser precisamente buena.

El problema de fondo, Pau, es que en mi caso soy PERFECTAMENTE PREDECIBLE y, por muchas bofetadas que nos hayamos repartido (y tú y yo nos hemos repartido unas cuantas, por poner solo un ejemplo...), cualquier situación de paz duradera y de conversación cabal me "amansa" lo suficiente como para evitarme comentarios sarcásticos o cínicos de esos que tan poco gustan en general (aunque me salgan del alma). Tú mismo lo estás comprobando, y el propio Marcelo lo comprobó... hasta que volvió por sus fueros, o "se le fue la pinza", y a mí el rollo "frío-calor" (ahora me caes bien, ahora me cago en tus muertos, si solución de coninuidad...), pues no me va ni me ha ido nunca.

Tomo nota sobre lo de Barack Hussein Obama (algo tenía en mente, aunque quería empezar por una disertación sobre la crisis, los bancos y la madre que los parió...), y todo se andará.

Un cordial saludo

JOSÉ VILASECA

EXTRAVIOS DE LA CONCIENCIA dijo...

Conforme mas leo mas me gusta el blog, conforme mas leo, mas creo, que conocemos por cualquier avatar a las mismas personas, conforme mas leo, veo que han sido increpadas cualquiera de nuestras opiniones de la misma pobre manera, conforme mas leo, pienso, que de alguna manera nos conocemos.
Mentiría si digo que comparto todas sus opiniones, pero eso es lo que mas me hace respetarle y notar en sus letras, un buen compañeros de sana discusión, esa discusión que no trata de vencer a ningún contrario, mas bien la de compartir y aprender con un compañero.
Si a usted lo llaman “facha”, a mí últimamente me llaman “Nazi”, por estar desarrollando la teoría de que el mejor representa cierta disposición filosófica de las ideas de Nietzsche es Hitler.
¡Que has dicho!, y ante el escándalo producido le intentas explicar la voluntad de poder de Nietzsche a un tío que al mirarle a los ojos, te das cuenta que lo que estas haciendo es explicar 2001 de Kubrick a un perro.
Y digo bien perro, pues son demasiados los hombres perro que andan por el mundo, ese hombre perro que citaba Rojas Marcos, definiéndolos como “personas que cae bien a todo el mundo y tienen la misma razón, inteligencia y consciencia de un canino.”
Despedirme y animarle a seguir así y permítame enlazar su blog en el mío, como algo muy aconsejable.
Gracias y saludos.

José Vilaseca dijo...

Para mí será todo un placer enlazarme con su blog.

Y cuando aprenda a colocar enlaces, no dude que el suyo estará entre mis recomendados

JOSÉ VILASECA

Anónimo dijo...

Hola, perdón por interrumpir el hilo del debate, pero me interesa esa interpretación de Nietzsche de "desvaríos de la conciencia". ¿Podríais indicarme un link donde pueda verlo?

Gracias.

El más anónimo.

si os interesa yo conozco links muy interesantes de filosofía. Saludos.